14 de febrero de 2010

Con-Science.

Miles de ideas se abarrotan en los límites de mi mente.

Me tumbo en el borde de la cama, y dejo caer el peso de mi cabeza hasta que siento que las cosas que quiero decir, fluyen desde mi garganta hasta mi cerebro.
Entonces veo miles de c o l o r e s con forma de palabras distintas entremezcladas.

Deseo.
Amor.

Furia.
Euforia.
Tristeza.
Desasosiego.
Melancolía.
Optimismo.
Miedo.

Una extraña confusión me aborda... ¿qué siento realmente?¿debo fiarme de las voces que gritan desde dentro?

De pronto se hace el silencio absoluto.
No se oye nada. Ni el latido de mi propio corazón, ni el aire de mis pulmones. Ni la sangre que corre con gran velocidad por mis venas. Nada.

Los minutos pasan sin respuesta alguna...

De repente oigo un leve murmullo desde algún rincón de esta habitación
, y mis sentidos se despiertan. No me lleva más de un segundo comprender que estás aquí; estoy segura de que te he oído suspirar, viajando en este espacio donde chocan nuestros mundos.

Aprovecha y dime que en tí aún puedo confiar.
Necesito sentir tu mirada de lleno otra vez.

El momento ha llegado, no me dejes escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada