2 de diciembre de 2012

Avant l'amour (Prélude)

Nuestro reencuentro es inminente; es sólo cuestión de horas.
Horas previas que me saben a gloria y a ilusión. Horas que intento retener el mayor tiempo posible,aunque algo dentro de mí esté deseando que esa distancia compuesta de segundos caducos marchite lo más rápido posible.
Me hace feliz recrearme en imaginar el beso que le daré nada más verle; la sonrisa que me dedicará; el escalofrío que encenderá con la caricia de sus yemas ásperas.
Me hace aún más feliz ser incapaz de adivinar cada uno de los pequeños detalles (únicos) que iré descubriendo cuando esté a mi lado.
Siento casi los mismos nervios del primer día a pesar de tantos meses como han pasado en nuestro calendario personal... y es eso lo que me hace estar segura de que me mantengo viva; de que sigo enamorada.

Antes del amor aguardo con una sed desértica y ansiosa que me cosquillea en la garganta. Ansío el manantial de agua salvadora que son sus labios y sus manos. Siento un anticipo de vida, de victoria. Pareciera que no hay nada contra lo que sea imposible luchar. Me siento fuerte, me siento invicta. Me siento David asiendo la cabeza de Goliat.
Antes del amor ya no quedan melancolía ni noches en vela. Sólo el deseo de paladear la ilusión que me provoca volver a tenerle. Quiero que el tiempo vuele parsimonioso y torpe como una mariposa.
Antes del amor, florece la primavera en mi pecho de piedra.
Antes del amor, vuelvo a tener esperanza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada